Alimentos Transgénicos












Dios tenía muy buenas intenciones y corazón, e hizo la tierra y las semillas fértiles, libres y gratuitas en un ciclo sagrado de intercambio con la Naturaleza para el beneficio de todos los seres que poblamos el planeta.

Pero me temo que ha habido un cambio en sus planes, o se ha torcido el proyecto inicial, porque desde los años 80 varias empresas lideradas por la poderosa MONSANTO han absorbido el mercado mundial de semillas convencionales, han patentado las semillas transgénicas y han destruido ese ciclo sagrado.

Ahora, millones de campesinos no pueden sembrar sin pagar y sin contaminar sus campos con grandes cantidades de productos químicos, y los consumidores no sabemos qué nos llevamos a la boca.




¿Qué ha pasado? ¿Pueden estos alimentos mejorar lo que Dios y la Naturaleza nos ha dado durante miles de años? ¿Es esto comparable a la alteración de la Naturaleza por una PRESA o un pantano? ¿O es mucho más? ¿Cuáles son sus consecuencias a todos los niveles? ¿Qué podemos hacer los ciudadanos?

Los cultivos transgénicos se introdujeron hace 10 años en nuestra agricultura sin estudios que avalaran su seguridad sobre el medio ambiente y la salud, con grandes promesas de aliviar sangrantes problemas mundiales como el hambre, y sobre todo, con numerosas INCERTIDUMBRES.


¿Qué son los alimentos transgénicos?


Los alimentos transgénicos son aquellos que incluyen en su composición algún ingrediente procedente de un organismo al que se le ha incorporado, mediante técnicas genéticas, un gen de otra especie.

Gracias a la biotecnología se puede transferir un gen de un organismo a otro para dotarle de alguna cualidad especial de la que carece. De este modo, las plantas transgénicas pueden resistir plagas, aguantar mejor las sequías, o resistir mejor algunos herbicidas. 

En la actualidad, hay mayor presencia de alimentos procedentes de plantas transgénicas como el maíz, la cebada la soya y el algodón. A través de la biotecnología se han alterado genéticamente los tomates, las patatas (papas), la ahuyama o calabaza. Muchos otros alimentos tienen ingredientes procesados con bioingeniería y se están desarrollando otros más. 



Transgénicos
En palabras simples, se trata de un cruce sofisticado entre diferentes especies y reinos, en la que se utiliza tecnología avanzada para modificar las caracteristicas originales del organismo. Los alimentos transgénicos son aquellos que fueron producidos a partir de un organismo modificado genéticamente mediante ingeniería genética.




La ingeniería genética se puede hacer con plantas, animales o microorganismosPor ejemplo, se han insertado genes de peces en papas y en fresas, para trasmitirle la característica de resistencia al frío, genes que codifican toxinas de bacterias a vegetales, para trasmitirle toxicidad a insectos, genes de crecimiento humano para alterar la producción de hormonas en ganado aumentando la producción de leche; y un largo etcétera... 




Se está experimentando introduciendo genes de vaca en soja, genes de rata en lechuga, genes de polilla en manzana, genes de araña en tomate y patata, o genes de vaca en caña de azúcar.




Los transgénicos se dividen en dos grandes grupos: 


Resistentes al herbicida glifosato (y conteniendo cantidades de uno de los pesticidas más potentes del mercado) y Tolerantes a insectos (Desarrollan características genéticas insecticidas). 

1.-  Resistentes al herbicida glifosato: 

Desarrollan una planta que es resistente al herbicida de la propia compañía que vende las semillas. Generalmente es la soja. Es decir, son plantas que no mueren al ser tratadas con un herbicida determinado. El herbicida rociado acaba con toda brizna de cualquier hierba, excepto con estas plantas. Este herbicida se llama Roundup Ready, o Glifosato. Estas plantas sólo son tolerantes a los herbicidas  de las mismas empresas que comercializan las semillas. Esta caracteristica hace posible verter gran cantidad de estos quimicos para matar las llamadas "malas hierbas" sin que mueran los cultivos transgénicos. El resultado es una mayor contaminación en el suelo y las cosechas, además de ser dañinas para la salud.


Las plantas resistentes a herbicidas, aparte de tener un riesgo para la salud humana por sus modificaciones genéticas, contienen grandes cantidades de herbicida, de los que se ha demostrado que perjudican también al ser humano de muchas formas, tales como provocando cáncermalformaciones congénitas o abortos. (Ver estudios de Gilles Eric-Seralini); es más, las plantas resistentes a éste herbicida, aún resistiéndolo, tienen un desarrollo menor, pues la fotosíntesis y la absorción de nutrientes vitales del suelo es menor. La soja transgénica está relacionada con la esterilidad y alta mortalidad infantil, malformaciones congénitas y bebés de poco peso al nacer.




2.- Tolerantes a Insectos

Desarrollan una planta con un gen tóxico, insecticida, basados en la utilización de la toxina del Bacillus Thuringiensis, a la que ni las hormigas se acercan. La bacteria Bacillus Thuringiensis (Bt) produce una serie de proteínas que agujerean el tubo digestivo de las larvas, generalmente en el maíz. Las hormigas o gusanos no se las comen porque al primer bocado mueren, pero ellos esperan que tú te los vayas comiendo poco a poco, dosis a dosis, acumulando los efectos en tu organismo. (Ver caso de Pusztai, pág 54)

Estos son más del 60% de los productos transgénicos actuales, entre ellos el maíz español. Como estas plantas producen la toxina a lo largo de todo su desarrollo, las poblaciones de insectos vulnerables al Bt se exponen a una alta concentración de forma contínua, ésto está provocando plagas resistentes al Bt.




Polémica en torno a los alimentos transgénicos


La polémica les acompaña desde su creación. Los alimentos transgénicos son un producto creado artificialmente mediante la manipulación genética.

Hace más de diez años que irrumpieron en el comercio a través de marcas reconocidas de lácteos y cereales, lo que ha creado polémica a nivel mundial sobre su venta y disputas entre científicos que la apoyan y ecologistas que la detractan.

Por una parte, organizaciones como Greenpeace los desaprueba al asegurar que están en riesgo no sólo la población, sino los diferentes ecosistemas y la economía agrícola. También están los científicos que afirman que no hay evidencia de tales peligros y que, además, optimizan el rendimiento de los cultivos.




“Mientras los virus naturales respetan las barreras entre las especies, los virus y los agentes infecciosos cruzados por ingeniería genética están justamente diseñados para no respetar esta barrera interespecífica y poder infectar a sus receptores. Los seres humanos somos inmunes a muchas de las enfermedades  que atacan a otras especies,  pero con estas mezclas podemos perder esta inmunidad; además, estos elementos extraños podrían recombinarse entre sí y dar lugar a nuevos agentes patógenos, nuevos virus y nuevas bacterias que causen nuevas enfermedades”  
Mae Wan Ho


Ratas con tumores transgénicos 




Caracteristicas de los alimentos transgénicos:


Las especies de vegetales transgénicos que han creado industrias agrarias y alimentarias han sido modificadas insertando la información necesaria para que tengan determinadas características:


  •  Resistencia a determinados virus o plagas, mediante sustancias que repelen insectos.
  •  Tolerancia a herbicidas por medio de enzimas que los degradan.
  •  Aumento de la calidad organoléptica (olor, color, sabor, textura) del producto.
  •  Posibilidad de modificar su contenido incrementando, por ejemplo, la proporción de ácidos grasos polinsaturados, los cuales mejoran el patrón de colesterol en el organismo, o bien disminuyendo la cantidad de sustancias indeseables.

En definitiva, intentando hacer productos más saludables y resistentes. Incluso, se ha llegado a decir que su cultivo haría posible un mundo sin hambre.

Actualmente no se puede saber con exactitud qué cantidad de transgénicos consumimos, sobre todo teniendo en cuenta que el maíz y la soja están presentes en más del 60% de los alimentos transformados y que además forman parte de diferentes aditivos y piensos (alimento para animales).







En la Unión Europea sólo está autorizando el cultivo de maíz Bt. Este maíz se utiliza principalmente para alimentar el ganado.

ESPAÑA cultiva maíz transgénico desde 1998 y es el único país de la UE que lo hace a gran escala, a diferencia de otros países europeos que han prohibido los transgénicos en sus campos.

Además de ser líder en maíz Bt, España importa grandes cantidades de soja transgénica de los 2 grandes países productores de transgénicos que son EEUU y Argentina.

En España, están regulados legislativamente, por lo que se deben etiquetar debidamente, indicando que son transgénicos. Sin embargo, no es obligatorio indicar en la etiqueta si el producto final ha tenido contacto en algún momento de la producción con un organismo genéticamente manipulado, como podría ocurrir en las piezas de carne de un ternero alimentado con piensos modificados.




El maíz y la soja están presentes en más del 60% de los alimentos procesados. Aunque la ley obliga a etiquetar aquellos alimentos que contengan más del 0.9 de OMG, en España y otros países (incluyendo Estados Unidos), no existe el sistema de trazabilidad que garantice un correcto etiquetado.



Próximamente, la Comisión Europea pretende cambiar las normas sobre los organismos genéticamente modificados (OGM). Estas darán más libertad a los países que quieran vetar el cultivo de transgénicos. Además, planteará relajar las exigencias sobre la coexistencia de estas producciones con otros tipos de agricultura, de forma que cada país fije sus límites.




Para muchos detractores, los alimentos transgénicos aún no han cumplido los años necesarios para conocer sus posibles efectos secundarios y asegurar que son completamente sanos para el consumo humano.

Los beneficios de los alimentos transgénicos según sus fabricantes son:



  • Alimentos más nutritivos.
  • Alimentos más apetitosos.
  • Plantas resistentes a heladas y sequías y a enfermedades que requieren menos recursos ambientales (agua, fertilizante, etc.)    
  • Disminución en el uso de pesticidas.
  • Aumento en el suministro de alimentos a un costo reducido y con una mayor durabilidad antes de la venta
  • Crecimiento más rápido en plantas y animales.
  • Alimentos con características más apetecibles, como las papas que absorben menos grasa al  freírlas.
  • Alimentos medicinales que se podrían utilizar como vacunas u otros medicamentos.
  • Eliminación de la pobreza en el mundo
  • Alimentos seguros y sometodos a estrictos controles
  • Los riesgos sanitarios o ambientales son inexistentes
  • El riesgo de que afecte un campo cercano es subsanable porque “el polen no puede ir demasiado lejos
  • La batalla contra los transgénicos es obra de ecologistas y antiglobalizadores en su guerra contra EEUU, no de consumidores.













Los riesgos potenciales son, entre otros:



  • Plantas y animales modificados que pueden tener cambios genéticos inesperados y dañinos.
  • Organismos modificados que se pueden cruzar con organismos naturales y los pueden superar, llevando a la extinción del organismo original u otros efectos ambientales impredecibles.
  • Plantas que pueden ser menos resistentes a algunas plagas y más susceptibles a otras.


Otros Inconvenientes:


  •    Transferencia de la resistencia  a los antibióticos
  •    Mayor nivel de residuos tóxicos en los alimentos
  •    Posibilidad de generación de nuevas alergias
  •    Dependencia de la técnica empleada
  •   Contaminación de variedades tradicionales
  •   Muerte de otros insectos o polinizadores
  •   Impacto ecológico de los cultivos
  •   Obligatoriedad del consumo
  •   Monopolización del mercado, control del agricultor 
  •   Recombinación de virus y bacterias dando origen a nuevas      enfermedades.
  •   Efectos desconocidos y no previsibles, incluso mortales.
  •   Efectos secundarios de farmacéuticos transgénicos.

¿Quiénes son los fabricantes?


El mundo es muy grande y las superficies cultivables millones, pero el poder está concentrado en sólo 5 manos (o prácticamente en una). Las  multinacionales que fabrican transgénicos son:

MONSANTO
Syngenta (antes Novartis)
Dupont (al que pertenece Pioneer Hi-bred)
Bayer Crop Science
Dow


Monsanto es el líder absoluto del grupo porque sus variedades cubren más del 90% de la superficie total sembrada con cultivos transgénicos (datos 2003).

Comenzó a aumentar su producción del pesticida Round Up en la década de los 90, a pesar de que la patente de este herbicida a base de glifosato expiraba en el año 2000. Gracias a las semillas transgénicas resistentes a este producto tiene garantizada su venta. El resto de las empresas implicadas han adoptado el mismo método.












Efectos sobre el medio ambiente


Los impactos de los cultivos transgénicos son cada día más evidentes a todos los niveles

1.- Contaminación del suelo: Por ejemplo, las plantas Bt producen la toxina insecticida Bt que se acumula en el suelo.

2.- Transferencia de genes a otras variedades o especies:

La contaminación genética pone en peligro variedades y especies cultivadas tradicionalmente

La dispersión del POLEN alcanza distancias kilométricas y es imposible demostrar que no se produce polinización cruzada, es decír, que una planta transgénica polinice a una tradicional. Además, la polinización depende de factores naturales y por tanto es imposible controlarla. Esto puede arruinar a los agricultores ecológicos a los que se les exige productos libres de transgénicos.

3.- Desaparición de biodiversidad:

El uso de estas semillas (monocultivo) hace que se reduzca el número de variedades cultivadas, se uniformicen las prácticas agrarias y por tanto haya una pérdida de biodiversidad vegetal. Además, el aumento del uso de productos químicos eliminan o afectan gravemente la flora y la fauna no objetivo.

4.- Impacto sobre las aves y otros animales a través de la cadena trófica:

Están demostrados los efectos tóxicos adversos sobre las lombrices, isópodos, nematodos y las mariposas monarcas.

El último informe científico para el gobierno francés (gracias al cual Francia ha prohibido el maíz transgénico) demuestra que la toxina que produce el maíz ha aparecido en la cadena trófica y ha infectado a insectos para los que en teoría no debería tener actividad.

La toxina no sólo mata al taladro, sino también a los otros insectos enemigos del taladro. Esto es un problema de gran magnitud en el orden de la Naturaleza.


Esta preciosa mariposa es la famosa MONARCA que vuela todos los años un largo camino desde Canadá y Estados Unidos hasta México, asombrando al mundo por su belleza, pero sobre todo por la tenacidad y resistencia de su organismo aparentemente tan pequeño y frágil. En los últimos años sin embargo, sólo han llegado el 25%. ¿Y el otro 75%?. Algunos estudios en laboratorio demostraron que el polen del maíz Bt es tóxico para las larvas. Monsanto lo negó y desacreditaron a estos científicos independientes. ¿Se suicidarían el resto de las mariposas?

5.- Incremento de resistencia en insectos y malas hierbas que obligan a utilizar pesticidas cada vez más fuertes y potentes. Peligro en la creación de super plagas.

Hoy por hoy existen datos que demuestran se están utilizando muchos más pesticidas en los cultivos transgénicos que en los convencionales.

6.- El incremento del uso de pesticidas aumenta la contaminación química.




La contaminación genética es irreversible e impredecible. 
Es prácticamente imposible proteger la agricultura no transgénica de la contaminación por OMG. Nunca se puede volver a la situación de partida.

Y de los ÁRBOLES TRANSGÉNICOS no vamos a hablar, pero el tema es mucho peor ya que los árboles viven más tiempo que los cultivos agrícolas y puede haber cambios no previstos en su metabolismo, incluso después de muchos años de haber sido plantados.






















Efectos sobre La Salud 


Otro de los mitos de los defensores de los transgénicos es que no existen estudios que demuestren sus efectos negativos sobre la salud. Aquí podemos darles un poco de razón, porque muchas investigaciones no se han hecho públicas y otras no llegan tanto a la ciudadanía como las supuestas ventajasPero sí existen, y demuestran lo siguiente:


  •  Reacciones alérgicas y aparición de nuevas alergias
  • Aparición de nuevos tóxicos en los alimentos (debido a los cultivos Bt o a las proteínas que se utilizan como marcadores en los OMG)
  • Resistencia a los antibióticos
  • Incremento de los niveles de plaguicidas en los alimentos. Con la soja transgénica de Monsanto, el agricultor puede poner hasta 3 veces más pesticida y arrasar con todos los nutrientes
  • Alteración del sistema inmunológico
  • Alteración del sistema hormonal
  • Daños en diferentes órganos como riñones e hígado
  • Posibles nuevas enfermedades y efectos totalmente desconocidos










A continuación se exponen varios casos:



La soja transgénica de Pioneer causó en EEUU 27 muertes y más de 1500 afectados.

En el caso del “Maíz Starlink” (2000) se encontraron en la cadena alimentaria trazas de un maíz transgénico no autorizado para consumo humano que provocó graves problemas de reacciones alérgicas.

Un estudio de la FDA nunca publicado pero accesible en internet sobre un tomate transgénico que se dio a comer a ratas durante 28 días, acabó con 7 ratas muertas.

ARPAD PUSZTAI es un importante científico que trabajaba en un Centro de investigación en Escocia y fue despedido por hacer públicos los resultados de sus investigaciones sobre patatas transgénicas en estudio para ser comercializadas. Alimentó con esas patatas a varios ratones en un tiempo equivalente a 10 años humanos. Los resultados fueron serios problemas en el sistema inmunológico y en su crecimiento. Más de 20 científicos revisaron estos experimentos y lo apoyaron.

En el caso del suplemento dietético L-triptófano (que citaba Mae Wan Ho) además de 37 muertes, 5000 personas padecieron el Síndrome de Eosinofilia Mialgia y otras 1500 daños permanentes como parálisis, problemas neurológicos crónicos y caída de la piel. Fue la 1ª prueba de que los transgénicos pueden matar.

La leche de vacas tratadas con la hormona de crecimiento rBST de Monsanto (muy usada en EEUU) contiene niveles 5 veces superiores de IGF-1. Esto se asocia a cánceres de mama, colon y próstata.

En un ensayo, el salmón del Atlántico fue modificado con hormonas del crecimiento para que alcanzara más rápido su tamaño adulto. Tras un año, la mayoría había crecido de 2 a 6 veces más de lo normal y el más grande era 13 veces mayor.




Más estudios en el artículoLos alimentos transgénicos matan


Efectos económicos 


Los efectos económicos de los transgénicos cambian según dónde miremos: al Norte o al Sur.

Norte: Los agricultores de los países ricos tienen diferentes actitudes ante los transgénicos:

Unos están encantados, sus cultivos Bt no han sufrido la plaga del taladro, son muy productivos y confían en la seguridad y bondad de estos alimentos. Hacen un acto de fe en los mensajes de los vendedores de Monsanto y asumen que han pasado todos los criterios de controles exhaustivos de los Gobiernos (que según los ecologistas, apenas existen, o no son lo que deberían ser).

Otros no quieren usarlos por diferentes razones. Algunos confirman fuertes presiones y amenazas por parte de las multinacionales para comprar sus semillas.

En la pelicula “El futuro de la comida” hablan de las 9000 denuncias que Monsanto ha interpuesto a agricultores canadienses y estadounidenses porque han aparecido plantas transgénicas en sus campos por casualidad (viento, pérdida de los camiones que los transportan, etc.). Como estas plantas están patentadas, los jueces están dando la razón a la multinacional y los agricultores deben pagar, aunque haya sido contaminación accidental y sea imposible proteger los campos no transgénicos. Podéis ver testimonios de los agricultores afectados allí.






iSe supone que son los dueños de los perros peligrosos los que deben atarlos, no que todos los demás debamos protegernos de que no nos ataquen!

Sur: Por supuesto, en los países pobres las consecuencias son mucho peores:

Los transgénicos han conseguido la RUINA ECONÓMICA de pequeños agricultores y en muchos casos, LA MUERTE.

Las semillas transgénicas son más caras que las convencionales y al estar patentadas no se pueden sembrar la siguiente cosecha sin pasar por caja. Y además de más caras per se, necesitan también un mayor uso de productos químicos. Esto significa la DEPENDENCIA de los países pobres de los fabricantes.

En algunos casos, Monsanto ha regalado/ofrecido las semillas transgénicas a precios más bajos que las convencionales como estrategia-gancho. Una vez entras en la dinámica de los transgénicos, es difícil dar marcha atrás.







Los transgénicos representan un nuevo tipo de privatización y refuerzan el CONTROL DE LA ALIMENTACIÓN MUNDIAL por parte de unas pocas empresas multinacionales. 

Greenpeace lo expresa con claridad:
“son una de las armas predilectas en manos de estos dictadores de la alimentación y no constituyen en absoluto un medio para conseguir una seguridad alimentaria global, sino que aumentan los problemas alimentarios”

Se puede decir sin exagerar que los transgénicos son peor que el caballo de ATILA. Allí por donde pasan (sobre todo en los países pobres) dejan un rastro de desolación.











El Hambre en el Mundo. La Primera y la Segunda Revolución Verde


El problema del hambre en el mundo es un problema complejo que no puede desaparecer tan fácilmente gracias a Monsanto y cía. No es (o no sólo es) un tema tecnológico, sino político, y principalmente de reparto económico.

Ellos apelan a este grave problema para justificar sus semillas patentadas y tocar la fibra sensible de los ciudadanitos del Norte basándose en 2 falsos mitos:

Mito # 1. "Que el hambre en el mundo está causada por falta de alimentos para todos”.

Monsanto nos hace creer que la producción agrícola no crece al ritmo de la población, pero el volumen de alimentos sí ha aumentado. Según Greenpeace y muchos otros expertos, la producción actual de alimentos es más que suficiente para alimentar a dos veces la población mundial y el 80% de los niños con desnutrición viven en países con excedentes agrícolas. El problema es otro: LA DEPENDENCIA ALIMENTARIA.




Mito # 2. “Que las grandes explotaciones agrarias y el uso de tecnología es más eficaz para producir alimentos”.

Desde la 2ª Guerra Mundial asistimos a una carrera para aumentar el tamaño de las explotaciones, expulsando de actividades agrícolas a los pequeños agricultores de sus tierras. El proceso usual es: destrucción de las comunidades rurales y éxodo de miles de campesinos desarraigados y empobrecidos. Como resultado, aumenta el desempleo, el crimen, la dependencia alimentaria y el hambre.

“Si no accedes a la tierra donde poder cultivar tus alimentos y no puedes comprarlos, pasarás hambre aunque la tecnología incremente los rendimientos”. Informe de Food First


















Vandana Shiva y muchos expertos han demostrado que la productividad aumenta y mejora en pequeñas granjas de biodiversidad y con cultivos ecológicos más baratos y más sanosAdemás, en el 2006 el Ministerio de agricultura de EEUU, gran defensor de los transgénicos, reconoció por primera vez que el rendimiento de estos cultivos no es mayor que el de los convencionales. Y un número aplastante de estudios realizados por científicos independientes lo confirman, e incluso aseguran que puede ser más bajo.Vea este enlace: Nuevas evidencias del fracaso de los alimentos transgénicos

Que los transgénicos son la solución para el hambre en el mundo no se sustenta ni con “pinzas”.

Y no sólo no son la solución, sino que lo agravan por:

Transgénicos = Monocultivo = déficit en micronutrientes = desnutrición. En las dietas de muchos países en vías de desarrollo la falta de nutrientes está directamente relacionado con la falta de biodiversidad: la falta de verduras, de frutas y de alimentos frescos en general. El modelo de agricultura intensiva y transgénica fomenta el monocultivo y  acentúa estos problemas. El algodón para exportar no se puede comer!!

Transgénicos = Monopolio = USURA = más pobres. Con los OMG cinco multinacionales tienen el control sobre las semillas y sobre su comercialización. En Argentina, por ejemplo, 160.000 familias tuvieron que abandonar sus tierras en la última década porque no podían competir con las grandes agropecuarias.

La política de concentración promovida por Monsanto ha creado un modelo de sociedad donde unos pocos se llevan los beneficios a costa de la mayoría y donde se incrementan las diferencias entre pobres y ricos.


Etiquetado de transgénicos en la comida.


 ¿Qué NO comprar?


Actualmente es obligatorio en Europa (no en EEUU) etiquetar todos los alimentos derivados de OMG, sin embargo, se admite un 0,9% de contaminación de un ingrediente por transgénico sin necesidad de que aparezca en la etiqueta.

Tampoco es obligatorio etiquetar la carne, huevos y leche procedentes de animales alimentados con OMG. Si a esto le sumamos el hecho de que no hay control del destino de las cosechas transgénicas, hoy en día estos productos están entrando en nuestra dieta sin que tengamos toda la libertad de elegir una comida libre de OMG. Mal panorama!

Afortunadamente, gracias al excelente trabajo de Greenpeace es posible elegir mejor y tenemos la tarea un poco más fácil, ya que tienen publicada una GUÍA con casi todos los tipos de alimentos, productos y marcas que contienen transgénicos.






Los CONSEJOS serían:

NO COMPRAR TRANSGÉNICOS. Debemos evitar todos los productos que contengan en la etiqueta la frase “maíz o soja modificado genéticamente”. Aunque esto aparece en pocos casos. Lo habitual son sus DERIVADOS, que son los siguientes:





Evitar productos elaborados y precocinados porque casi todos llevan transgénicos, sobre todo lecitina de soja camuflada como espesante: emulgente E-322








Aquí están algunos de los otros nombres por los que también se le conoce:

Mono-diglicerido
Soya, Soja o de Yuba
TSF (harina de soya texturizada) o TSP (proteína de soya texturizada)
TVP (proteína vegetal texturizada)
Lecitina
MSG (Glutamato monosodico)


Comer principalmente productos FRESCOS: frutas, verduras, legumbres, cereales integrales. Mejor y más sanos si son ecológicos.

Elegir frutas y verduras de temporada y de produccion local.

Si coméis productos animales (carne, leche, huevos) tener en cuenta que seguramente se han alimentado de piensos transgénicos, porque el maíz transgénico se usa principalmente para el ganado. Lo ecológico es mejor opción.


Convertirnos en OBSERVADORES de transgénicos: leer las etiquetas y si vemos algo que no está en la guía avisar a Greenpeace en vuestro país.

Pedir a vuestros ayuntamientos que declaren vuestra ciudad/pueblo ZONA LIBRE DE TRANSGÉNICOS. En Europa más de 3400 ayuntamientos ya han hecho la declaración. Como Austria, Suiza o Grecia que gracias al esfuerzo de sus ecologistas, agricultores y consumidores han logrado prohibir el cultivo y comercialización de transgénicos.

En España, la asociación ecologista Amigos de la Tierra tiene campañas para la declaración de Zonas libres de transgénicos y forzar un cambio urgente en la legislación.


Apoyar el mercado de los productos sanos y moralmente éticos:

BOICOTEAR como consumidores a todas estas empresas multinacionales.

Cuidado! Novartis (productor de transgénicos) tiene una marca de alimentación: GERBLÉ supuestamente ecológica. No merece la pena comprar ecológico de una empresa como esa, es mejor que apoyemos a productores ecológicos más éticos.


Fuente original: Sitio en la web- El dedo en la llaga. Con los pies en la tierra y la cabeza en el cielo.





Otros Enlaces:

No-OMG Guia de Compras
Riesgos de OMG para la salud
Y tú?...sabes lo que comes?


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...