El Océano, La Nación de los Cetáceos

Autora: Abjini Arráiz





Según John C Lilly, uno de los más profundos investigadores del cerebro humano de los estados alterados de la conciencia y estudioso de los delfines, opina que éstos últimos son: “al menos tan inteligentes como los humanos”. Durante años de investigación Lilly llegó a asombrosas conclusiones sobre los delfines y su comportamiento, es a él justamente a quien le debemos el nombre de la "Nación de los Cetáceos". 


Esta Nación abarca el 70 % de la superficie de la Tierra y está formada por mares, ríos y océanos. Los cetáceos habitan en ella desde hace por lo menos 100 millones de años, y siendo diferentes a los humanos, por su antigüedad, son una especie que ha evolucionado inmensamente en todo ese tiempo. 


Nosotros medimos la evolución y el desarrollo en los términos que conocemos a partir de nuestra propia experiencia, pero ¿qué pasa si vemos las cosas de una forma distinta, con otro prisma?- probablemente encontraremos que los delfines han evolucionado ampliamente desde sus origenes a hoy día, y que a pesar de que no se expresan como nosotros, ellos tienen diversas formas de comunicación y expresión que denotan su nivel evolutivo.




El Cerebro y la memoria celular del Delfín

Lilly demostró que a nivel morfológico el delfín adulto tiene un cerebro que pesa 1 kilo 700 gramos, es decir, más voluminoso que el de un humano adulto, el cual pesa en promedio 1 Kilo 450 gramos.


El volumen del cerebro tiene que ver con la expresión verbal a nivel del lenguaje. Para que un ser humano pueda hablar su lengua materna necesita haber llegado a la edad de dos años y tener un cerebro de por lo menos 750 gramos. Esto tiene que ver con la extensión de la zona cortical o corteza donde se ha determinado que se almacena parte de la memoria y el pensamiento consciente.


Ell cerebro del delfín no sólo es más pesado que el de los humanos, sino además, doblemente complejo.Tiene al menos el  doble de circunvoluciones y como mínimo un 50% más de neuronas.Sabemos hoy en día que la memoria no sólo se almacena en nuestro cerebro, sino en todas y cada una de las células. Esto es lo que llamamos memoria celular y en este caso, los cetáceos tienen una memoria celular de 100 millones de años.

 
 




 Los Guardianes del Planeta y el llamado a Despertar


Está escrito en anales de la historia terrestre, o los archivos akashicos que se encuentran en la Red de Conciencia de Luz alrededor del Planeta, que los delfines y ballenas asumieron hace muchos millones de años la protección de la tierra en un pacto de amor con Gaia y bajo la aprobación de la Confederación Galáctica.

Cuidar de un planeta es un compromiso de mucho nivel evolutivo entre nuestros hermanos de luz. Los humanos somos los siguientes responsables de esta misión, hemos venido evolucionando por milenios para llegar a este nivel y depende de nosotros lograr nuestra misión, o no.

En estos momentos en los cuales estamos viviendo, se están llevando a cabo muchos cambios reales a nivel de Gaia. Nuestros hermanos cetáceos están haciendo un llamado a despertar y a comunicarnos con ellos para crear un triángulo humano /cetáceo y de seres de luz que permita que nuestra amada Gaia sea preservada con su exuberante variedad de vida.


Los delfines y las ballenas tienen misiones distintas, pero complementarias. Las ballenas son guardianes de la memoria terrestre, gracias a ellas se ha podido completar la información de los archivos akáshicos que han sido puestos a la orden de nosotros, los humanos.


Los delfines están para sanar el corazón, vienen a enseñarnos a estar en la alegría y el gozo del presente, a recordarnos que estando en el presente co-creamos un futuro gozoso, amoroso. Nos enseñan también a comunicarnos telepáticamente y en imágenes holográficas. Su ejemplo de colaboración grupal es parte de lo que sería una sociedad organizada sobre la paz y la cooperación.





Hace muchos eones la tierra fue entregada a los cetáceos por la Confederación Galáctica por ser la especie más evolucionada que la habitaba. Para esa ocasión, los humanos éramos apenas un proyecto de especie en evolución. El tiempo pasó y ahora nos toca a los humanos asumir este reto, pero necesitamos el entrenamiento de los antiguos guardianes, esa es una de las razones por la cual los delfines y ballenas quieren establecer este vínculo.

 



Cetáseos y comunicación


Los cetáceos se comunican entre ellos, con nosotros y con los Seres de Luz que nos están acompañando en este proceso de cambio y evolución.

De los delfines podemos esperar varios niveles de comunicación. Ellos han desarrollado ampliamente su forma de comunicación, de hecho, a nivel anatómico tienen un aparato doble (sonar ) que les permite emitir frecuencias, sonidos y comunicarse estereofónicamente.


 
Comparándolos con los humanos, es como si tuvieran dos gargantas y dos lenguas, esto hace que cada una de estas pueda emitir sonidos independientemente. Estos sonidos se encuentran en un rango de entre 1.000 y 80.000 HZ, siendo el nuestro entre 300 y 3.000, lo que significa que nosotros sólo escuchamos un espectro menor de los sonidos que emiten los delfines, lo que no significa que seamos indiferentes al ultrasonido.

Usando el ultrasonido de su sonar pueden crearse imágenes de su entorno y reconocer inclusive la densidad de las cosas. Ellos interpretan su mundo exterior por medio de los ecos que reciben de sus propios sonidos en forma de imágenes ultrasónicas.


Manejan la comunicación telepática y empática. La investigadora y canalizadora Joan Ocean, la ha llamado comunicación telepática porque va más alla del lenguaje verbal. Es una comunicación que transmite simultáneamente una imágen que contiene todo; un estimulo de sensaciones, sonidos, sentimientos, geometría sagrada, amor, luz, sentimiento de unidad, de ser uno con el todo…..


También pueden transmitirnos imágenes holográficas del pasado que nos presentan retos de crecimiento ya sea de la infancia o memoria genética, en este aspecto otros de sus propósitos son la sanación emocional, el amor al planeta y a los humanos, lo cual comparten con las ballenas….






Igualmente, podemos recibir visiones del futuro, geometría sagrada, ciudades cristalinas, imágenes del paraíso en la tierra, de lugares naturales en armonía, o simplemente el placer de estar  en el presente jugando como niños con ellos.


Muchas veces en el momento que contactamos con ellos en lo físico, no nos damos cuenta de los cambios que producen, la relación con los cetáceos actúa a un nivel que va más allá de lo aparente.

Conciencia Delfínica
 

Hacer contacto con los defines no significa necesariamente ir al mar a su ambiente natural, aunque es lo más deseable, sino conectarse con el tipo de conciencia que ellos tienen, es decir, la "conciencia delfínica"; esto se puede lograr simplemente durante estados de trance o de profunda relajación. Es en estos espacios donde podemos aprender a cambiar nuestra frecuencia vibratoria y así como nos conectamos con seres de luz, guías personales u otras entidades, podemos conectarnos también con la conciencia delfínica.


La conciencia delfínica tiene caracteristicas muy definidas, además de las comentadas anteriormente.  Basándonos en lo manifestado por Joan Ocean y su experiencia de más de treinta años con delfines, vamos  a intentar describir :


 Es telepática, empática, se comunica con un sonar y con diferentes sonidos.

Es capaz de viajar interdimensionalmente.

Puede cambiar de forma a voluntad.

Usa la comunicación de grupo, es decir lo que sabe un individuo lo saben todos los demás.

Puede fundirse en la mente grupal sin perder la individualidad.

Puede crear imágenes con sonido.

Es muy sensible a las frecuencias y a los campos vibratorios.

Tiene mucho sentido del humor y del juego.

Conoce y utiliza las formas de la geometría sagrada.

Crea imágenes holográficas.


Fundiéndonos con la "conciencia delfínica" podemos llegar a compartir y aprender de los cetáceos.

 

















Enlace
La Ruta de los Delfines


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...